Jugando con el móvil

¿Los juegos de smartphone le ganan terreno a las consolas?

Desde que los teléfonos y las tabletas inteligentes entraron a nuestras vidas se han ido convirtiendo cada vez más en un centro de ocio con contenido multimedia de todo tipo. Hoy día podemos acceder tanto a los últimos estrenos de cine, como al último disco de nuestro artista favorito, como a cualquier libro en formato electrónico y cómo no, a videojuegos con una calidad en todos los aspectos que nada tiene que envidiar a muchas consolas portátiles, sin contar con los innumerables emuladores de viejos sistemas de juego con los que podemos revivir las grandes aventuras de nuestra infancia. Los juegos de smartphone están evolucionando muy deprisa.

Los juegos de smartphone

El catálogo de juegos es cada vez más y más grande. Quizá gran parte del mismo esté copado por juegos simples para entretenernos en cualquier momento libre del día, pero sin duda hay toda clase de juegos, desde juegos de rompecabezas, juegos de deportes, de estrategia, de conducción, de aventuras, de habilidad y hasta shooters. Todos ellos con temáticas y ambientaciones muy variopintas. Si el apartado gráfico nos podía asustar un poco, debido a las limitaciones que siempre habían tenido los juegos en este tipo de dispositivos con un rendimiento mediocre, ha quedado más que demostrado que con los avances en cuanto al hardware de hoy, esto ya no es un problema. Se pueden apreciar títulos con unos gráficos muy destacables, tales como:

N.O.V.A. (Acción / Shooter) [Instalar desde Play Store]

N.O.V.A.

Dead Space (Aventura / Survival horror) [Descatalogado de Play Store]

Dead Space

Real Racing 3 (Conducción) [Instalar desde Play Store]

Los juegos de smartphone (Real Racing 3)

Con todo esto se nos puede plantear la cuestión de si podría peligrar en un futuro el mercado de los juegos en PC o consolas. Mi opinión es que no.

Vale que el número de jugadores en estos dispositivos se ha incrementado notablemente en los últimos tiempos y que tienda a hacerlo cada vez más, vale que la calidad de los juegos sea más que aceptable, pero lo cierto es que ha surgido un nuevo tipo de jugador. Personas que disponen de tiempo libre pero muy fragmentado durante el día, esperan en la cola de la tienda, viajan en bus o tienen quince minutos de descanso en el trabajo. No es tiempo suficiente para empezar una aventura con un argumento complejo pero sí para echar una partida rápida a cualquier juego de habilidad, por ejemplo.

Por otra parte, para el jugador habitual solo supone una plataforma de juego más, no reemplazaría ninguna otra del mercado.