SEO: La ley del más fuerte

SEO: la ley del más fuerte

Más allá de que pueda parecer el título de un spaghetti western de Sergio Leone, con esta frase podemos definir perfectamente las nuevas políticas de posicionamiento que está adoptando Google en las últimas modificaciones de su araña.

Google tiene como lema el ofrecer contenido de calidad a sus usuarios y, en base a ello, (también para penalizar las trampas y malas prácticas de algunos “desarrolladores web”) realiza cientos de cambios en su algoritmo al año.

El número de visitas como modo de vida

En este punto nos surge una pregunta: ¿cómo sabe Google qué es contenido de calidad y qué no? Pues bien, aquí entra en juego el factor entre factores: el número de visitas.

Aunque Google no lo explicita de manera tan tajante, es evidente que es una de las fórmulas que utiliza para posicionar un sitio web en los resultados de búsqueda. El razonamiento de este hecho es sencillo: si un sitio web tiene muchas visitas es porque ofrece un contenido de mucha calidad, por tanto, debo posicionarlo bien pues es muy probable que el usuario esté buscando el contenido que ofrece ese sitio.

Obviamente no es el único factor que tiene en cuenta, como veremos más adelante, pero sí bastante influyente.

Este hecho nos presenta un grave problema cuando empezamos con nuestro sitio web o cuando nos vemos estancados en posiciones bajas de los resultados de búsqueda. Esto se acrecenta cuando, además, entre nuestra competencia se encuentran transatlánticos empresariales.

Sin embargo, Google nos deja una puerta entreabierta para que podamos competir en la medida de lo posible con estos “bichos”.

Concepto de reputación en la web

La reputación online (también llamada autoridad) es el prestigio que tiene una persona o marca en internet. Si hablamos de una empresa podemos hacer la asociación con imagen de marca.

Lo importante de la reputación es que no viene determinada directamente por el sujeto en sí sino por la repercusión de sus actos en la web, tales como: sus intervenciones en redes sociales, el alcance de sus publicaciones, su audiencia, las opiniones y comentarios sobre sus artículos en foros, blogs, etc.

Cuanto mejor sea nuestra reputación online mejor nos valorará Google y mejor posicionará nuestro contenido en sus resultados.

Importancia de las RRSS

Muy ligado con el apartado anterior, una buena presencia en RRSS, insistimos, una buena presencia en RRSS, además de mejorar nuestra reputación online, nos permitirá canalizar tráfico de calidad hacia nuestra web lo que hará que cada vez tengamos más visitas (con las ventajas que comentamos al principio del artículo).

La programación sigue siendo muy importante

No debemos descuidar el aspecto técnico en absoluto. Apoyarnos en webmasters de calidad y con experiencia siempre será positivo. Nos ayudarán a tener un código optimizado para nuestro sitio web, nos orientarán correctamente en la estructura y el contenido del mismo y nos asesorarán en aspectos tan importantes como la experiencia de usuario.

Google AdWords

Una campaña de Google AdWords siempre da resultado, pero Google no te va a mejorar el ranking en los resultados de búsqueda orgánica solo por pagar. Sin embargo, Google AdWords nos brinda la posibilidad de realizar uno de los objetivos que parece muy lejano a priori: adelantar a nuestra competencia, sea quien sea.

Pero además, con Google AdWords canalizaremos mucho más tráfico a nuestro sitio web aumentando las visitas.

Si quieres más información al respecto puedes consultar nuestro artículo Google AdWords.

Publicidad offline

Otro punto importante para mejorar nuestro posicionamiento online es, paradójicamente, estrategias de publicidad offline. Anuncios de televisión, radio, publicidad en las tiendas físicas, catálogos físicos, esponsorización de eventos, etc., son otras vías para la canalización de tráfico a nuestro sitio web.

Podemos decir, por tanto, que partimos con desventaja respecto a los sitios web que ya están bien posicionados, sin embargo, es posible darle la vuelta a la tortilla y escalar posiciones, eso sí, no sin una inversión efectiva en tiempo y dinero.